Wednesday, May 16, 2007

Hipatia de Alejandría





















En la cuaresma de marzo del año 415 a.c. monjes encapuchados y vestidos de negro sacaron a Hipatia de su carruaje y la arrastraron de los cabellos hasta dentro de una iglesia. —Bajo el liderazgo de San Cirilo—, la desnudaron y allí frente al altar y el crucifijo le arrancaron la carne de sus huesos con pedazos de ostras afiladas. Después la despedazaron, arrojando finalmente el cuerpo mutilado a las llamas.

Con el asesinato de Hipatia en manos de los cristianos, se termina la enseñanza platónica en Alejandría y en todo el Imperio Romano, pero no mataron solamente a una persona, mataron a la primera matemática y filósofa mujer de la historia, y a la más notable intelectual de su época. Hipatia pagó con su vida el amor a la sabiduría y a las ciencias, al no someter sus principios a una fe que no respondía a sus ideales y conocimientos, además vivió en un mundo en el que las mujeres no podían hablar en las asambleas ni en los lugares de culto destinados exclusivamente a los hombres, aún así trasgredió las normas, para entregar su gran aporte a la sociedad.