Tuesday, August 30, 2011

Perra vida


Perra vida

La Malandrina tiene varios alias: Caneluchka, Cinnamon, Canelona, Channels y hasta le hemos dicho Pepita, por todo eso y más, vive confundida. Y para acabarla, es francesa de origen, pero vive en México, y además no esta conciente de su vida perruna, se cree humana, pero morirá engañada…

Mas allá de la ausencia o la muerte, el recuerdo es lo más fuerte… ha vivido épocas de angustia, sintiéndose olvidada. Su aparente charm traiciona, da apariencia de mucha clase, sin tenerla, en realidad es una real malandrina, por eso el nombre.

Por cuestiones de viaje la he dejado en custodia muchas veces. Una vez con una sobrina, luego con mí hermano, y aquí si que me hizo un drama total, cuando regresó…estábamos en reunión familiar y delante de todos, en mitad de la cocina, se cagó y me hizo pasar una vergüenza y tuve además que ponerme a limpiar esa casa ajena.

Después de otros cuatro o cinco encargos con gente que la quiere, me dicen que esta enferma, creo que de tristeza. La tuve amenazada con venderla a un Circo, es una fantástica bailarina, gira y gira con buen ritmo. La imagino con faldita ampona y garigoleada. Pero lo hago para que se eduque. Jamás la vendería.

No le gusta estar sola, eso es lo que sucede. Cuando tenemos que salir los de casa, a nuestro regreso nos recibe con sus gracias, se desquita haciéndonos limpiar lo que vacía de sus intestinos. O saca mugrero y medio de la basura, se las ingenia y deja un reguero por todos lados. Esta conciente de sus fechorías, porque se esconde. Estaba muy chica la primera vez que lo hizo y contrario a su costumbre, cuando siempre nos recibía con ladridos de alegría, esa vez se escondió. La buscamos por todos lados y por fin la encontramos oculta y calladita detrás de un sillón; la muy tontina no se daba cuenta que escondía la cabecita pero la colilla estaba expuesta, y así la encontramos. Nalgadas para educarla si recibió. No es que quisiéramos tratarla como animal, pero se lo merecía por cabrona. Actúa con todo dolo.

Es una ternura de mascota. Expresa su sentir. Ha estado melancólica algunas veces, con la cabeza hundida en el sillón de sus preferencias. Llegue a pensar que le hacia falta un compañero. Ya se habían soltado las habladurías de la gente. La tachaban de lesbiana. Le busque un compañero, tratando de que fuera de su misma raza y tamaño, pero no lo aceptó. Después le encontré un buen prospecto, que me caía muy bien; llegó a su vida, y tampoco. No la convenció. Así conoció a otros buenos galanes y nada. Eso no era para ella. Por eso creo que se cree humana.

La solución es llevarla a la siquiatra, para que descargue sus penas y sus verdades, que yo no alcanzo a comprender, a pesar de quererla bien.

Ha viajado algunas veces, pero igual me hace sus teatritos. No se que quiera. Escupe los tranquilizantes que ordena el veterinario, para que pueda viajar tranquila y hace su berrinche en grande en los aeropuertos, porque no le gusta viajar en los espacios para las maletas documentadas.

O si viajamos en camión, ladra todo el trayecto, así sean 8 horas de recorrido y termina exhausta de llorar. No, no es una perra normal, por eso creo que lleva una perra vida. Ojala `pueda hacer algo por ella la Doctora. La dejo en sus manos. Igual pueden ser cosas de la edad. Ya tiene 8 años perrunos. La pongo en sus manos.