Friday, February 10, 2006

Hombre-árbol

Marcelo Lurie

Ciudadano del mundo, el artista Marcelo Lurie, nació en Alaska, estudió en Indonesia y a los 21 años de edad recorre varios países. Vivió en Italia y luego en California, donde sembraría miles de pinos y árboles.

Le pregunté el porqué de su fascinación por los árboles.
Lo cuenta así: -tuve que desarrollar una actividad para sustentarme y me dedique a la construcción, por eso me di cuenta de la enorme cantidad de árboles que talamos en justificación del progreso y decidí aportar mi esfuerzo en compensación.
Con orgulloso me mostró los que ha sembrado aquí-.

Generoso, al comunicarse en buen español, platica que en Indonesia aprendió a moldear en madera, dando relieve a figuras y plantas vegetales, luego se inició trabajando escultura en piedra onix y mármol. Interesantes y elegantes diseños de joyería para montaduras de piedras preciosas.

Temas recurrentes en su obra son el mundo y las mujeres. Apasionado del ajedrez, pertenece a un circulo de ajedrecistas y relata que con un amigo de Indonesia, vía Internet suele jugar y tiene varios libros de apoyo. Puede pensar las jugadas hasta por tres días para dar el siguiente paso.

Desde 1999 vive en Ensenada, en un maravilloso lugar donde construye un Domo, tiene una vista increíble hacia el mundo del paisaje marino y celeste, que le alimenta el espíritu.

Hay también piezas de su propiedad en la Galería de Punta Banda, camino a la Bufadora.

Se le puede visitar en el sitio www.treesculpt.com ( link permanente de este blog )

Una pregunta obligada fue que en su edad madura, teniéndolo todo, realizado, cómo es que decide radicar en Ensenada. La respuesta fue muy poética. En este sitio algo intangible le acarició el alma...


Una disculpa.
A Mark ( Marcelo ) le dara mucho gusto que lo visiten.

10 comments:

Luis Martínez Álvarez said...

Interesante, Peggy. El link no de abre. Saludos!

Rafael P.Q. said...

Hola Peggy¡:
Vaya, el link no se abre...en fin, buscaré poniendo su nombr een el google, a ver si encuentra algo...por lo demas, interesante la historia....
Oye, te enlazo a mi blog, supongo que no hay ningun problema, ¿verdad?
Un abrazo¡

SOLCLARO said...

Excelente, tu post, pero no abre el link :-( lo buscare por que es una recomandición buena.
saluditos y buen fin de semana

Alma

anngiels said...

Peggy por casualidad encontre el enlace de tu blog, me parecio interesante lo leido, pero tampoco a mi me abrio el link.
Un lindo paseo por tus letras.

anngiels

Peggy Bonilla said...

Luis: Que pena, ya lo arreglé. Que sigas bien. Abrazos.

Peggy Bonilla said...

Rafael: Que gusto que me enlaces. Insisto, los blogs son puentes...
Abrazos. Arreglado el link de Mark.

Peggy Bonilla said...

Alma:
Que historias tan terribles ! Dejé un comentario en tu blog.

Visiten a Marcelo.

Un saludo.

Peggy Bonilla said...

Anngiels:
Cuando hemos estado en los lugares que se creian de lo imposible, nos damos cuenta que en esta vida - de la que nadie saldrá vivo- nada es imposible, por tanto la espera es justificada.

Happy week end.
Saludos

Topacio said...

Me ha parecido muy interesante la ventanita que nos has abierto con tu descripción de Marcelo Lurie. Se me antoja que es un hombre entrañable. Eso de que haya sembrado miles de árboles como compensación al “progreso” me emociona. Me gustaría visitarle, pero no se abre el link. Lo pondré en un buscado, a ver qué sale. Gracias por compartirlo con nosotros y por tu amable paso por mi blog.

Un beso.

Peggy Bonilla said...

Topacio:
Le he comentado a Mark la respuesta al post de su entrevista, son muy amables. Espero que ya haya abierto su link.

Un abrazote.