Thursday, February 09, 2006

Mis manías

Número uno: La más común, es que suelo contar que todos los escritores estan locos, y remato diciendo: menos yo. Mis amigos contestan que cómo estarán los demas...
Número dos: A pesar de que me repiten que soy guapa, a veces soy muy desaliñada, salgo al supermercado en pijama, con un saco encima -y me digo- alcabo no encontraré a nadie que me conozca: Invariablemente encuentro a alguien a quien no puedo evadir saludar. Me hice fama de excéntrica.
Número tres: Muuuuy desorganizada en los tiempos, no uso reloj de pulso a pesar de que me gusta coleccionarlos. Y a todo mundo le pregunto la hora. Hice recientemente una llamada a medianoche y me han pedido que hable a horas "normales". Era una cuestión profesional. Y decidí que esa persona no era creativa ! mira que estar dormido a esa hora ! ? normal?
Número cuatro: Pierdo mis lentes y las llaves del carro y la casa con mucha frecuencia. He gastado mucho en cerrajeros, y en optometristas, opté por tener dos o tres pares ( de lentes ).
Número cinco: Cuando llego a casa, pregunto quien llamó por teléfono. Tengo identificador de llamadas pero aún así formulo la pregunta, como si esperara alguna en especial.

Y sabes qué amigo, cinco manías son pocas. Te contaría cien.

Un abrazo Rafael

8 comments:

SOLCLARO said...

Peggy !!!

Te diré que hay manías que no hay que cambiar igual después se pierde todo nuestro personaje que tenemos todas.
saludos y besitos
Alma

César Andrés Ramírez G. said...

Solo paso dejando un saludo curioso...

Luis Martínez Álvarez said...

Yo no puedo dejar de hacerme bucles con los dedos, es una prioridad para mi. Besos Peggy.

Peggy Bonilla said...

Alma:
Pienso igual. Tenemos que gustarnos a nosotras mismas, tal y como somos. Aceptarnos, querernos.

Te mando un fuerte abrazo.

Peggy Bonilla said...

César Andrés:
Eres bien recibido. Ojala lo hagas continuamente. Que tu curiosidad no decaiga.

Saludos

Peggy Bonilla said...

Luis:
Que gran gusto que dejes tu huella en estos hilvanes de letras.

Besos.

Rafael P.Q. said...

Dios mio, Peggy, yo creia que las mias eran un poco disparatadas, pero las tuyas...en fin, supongo que cada uno tiene las suyas y con ellas vive. Uno esta hecho asi, y así continua...
Un abrazo desde España, Peggy¡

Peggy Bonilla said...

Rafael:
Ni modo que sea truco. Los amigos se aceptan tal cual son.
El oceano de por medio no es distancia.

Saludos desde Ensenada, Baja California, México.