Friday, January 26, 2007

( ... de un blog )

Pronto a tomar la primera comunión el Nene Girasol iba a confesarse.
El Nene Girasol se arrodillaba y el Padre Ricardo comenzaba el interrogatorio.
-¿Vos te tocás?-
-¡Claro Padre, cuando me baño me toco, sino... ¿Cómo me paso el jabón?-
-Lo que quiero decir es si te tocas “las partes”-
-¿Qué partes Padre?-
-Las íntimas Juan José, las íntimas-
-Sí Padre, ya le dije, cuando me baño-
-¿Y en qué pensás cuando te las tocas?-
-En que me las tengo que dejar limpitas para que no me rete mi abuela, ella dice que es feo tener olor a bolas-
-¿Pensás en el pecado?-
-¿En qué pecado Padre? ¿Es Pecado pensar mientras me lavo el pito?-
Llegado ese punto del Sagrado Sacramento de la Confesión, el padre Ricardo comprendió que era probable que el Nene Girasol, con tan solo nueve años, no haya descubierto aún el pecaminoso y placentero rito de la masturbación. Claro que el Nene Girasol creció y pecó de pajero (y mucho) pero nunca se lo confesó a nadie, mucho menos al cura. Ese particular interés del Padre Ricardo por “sus partes” lo asustaba un poco.

4 comments:

Anonymous said...

♥ !no se ni que decir..

Peggy Bonilla said...

princess

gracias por la visita


Abrazos

Lety said...

Ay Peggy está simpatiquísimo este post.
Ah que los adultos y sus monsergas, y los padres con sus preguntas

Peggy Bonilla said...

Así es. Comparto tu opinión.

Abrazos