Monday, January 08, 2007

El Tiempo

Como en este blog es donde sueño, converso en voz baja y comparto lo que quiero, de esta gran luz llamada tiempo-espacio do proviene la fuente de energía que nos da la vida. Les cuento.
A pesar de coleccionarlos, hace cinco años abandoné el uso del reloj de pulso, para evitar el estrés. Esclavitud de los tiempos.
Para los Mayas y su sabiduría, -que me recuerda a la de mis padres, se levantaban con la aurora-, al escuchar el primer cantar de los pájaros y los gallos, era la señal. El reloj biológico e inequívoco de su norma.
Agudizaban el olfato para pronosticar la lluvia. Entendían mejor que ahora, el idioma del cuerpo, tuvieron la fortuna de no saber de ondas sonoras distractoras, y "maloras".
Para el itacate de mediodía, el cenit en punto medio, a pleno cielo, les avisaba la hora de comer o más tarde para retirarse a descansar. El sol era el referente. De hecho el primer reloj inventado, fue el de sol, luego el de arena.
Cuando las flores campestres se disponían a dormir, también era la hora de su sueño.
Menos dispersos los sentidos, la contemplación y la meditación sobre la naturaleza, que contiene todas los elementos necesarios para sobrevivir, fueron motivo de su estudio.
Y las mujeres fuimos, somos y seremos necesarias para la continuidad de la existencia de la materia. Quién no forma parte de la procreación, de éstas almas en cadena, regresará a este mismo plano. Yo ya planté árboles, tuve dos hijos y escribí libros. Habré cumplido?
Somos parte esencial de la Ley de Polarización, en el universo. Mujer-hombre, bueno-malo, blanco-negro, día-noche, dulce-amargo, etc. etc.
Y se me terminó el tiempo para estar aquí, debo salir, hay que seguir dando abrazos de Año Nuevo...

2 comments:

Anonymous said...

un gusto leerte

Peggy Bonilla said...

Feliz Año Nuevo Serenisimo!

Me pasa igual. Recorro tu sendero, reconociendo flores en tus letras.

Saludos