Saturday, April 12, 2008

Apuestas















Aguanté hambre... aquella pasión lo merecía; el Dragón de Jade, el Pegaso blanco, me dieron sorpresa y alegría...
Por la noche no me resistí, entré a ese mundo ilusorio; el ansia, la esperanza de que la suerte estuviera conmigo vencieron y me olvidé de todo. Sorry, no los olvidé —compañeros de la clase de Teatro y el festejo de AlterNativa en Radio Bahía, sólo vuelo tras la fortuna, la apuesta está hecha, gane o pierda, soy asidua de Caliente y su celestial sonido agorero del dinero.
Primero gané, al siguiente día perdí, muy de mañana ya estaba a la espera de que abrieran; por la noche tendré que ir a recuperarme, el reto es ganarle a las máquinas aunque digan que están arregladas...
Al fin y al cabo es más vergonzozo el otro engaño colectivo, a escasas cuadras de Caliente, desapareció la Virgen que se "aparecía " por las noches como sombra de una lámpara de la Clínica 32 del IMSS. Hay desolación después de que cambiaron la bombilla fundida, y ya no hay virgen a la cual llevarle flores, velas o mariachi, tendremos que buscarnos otro señuelo, mientras tanto, me la juego...

2 comments:

Avelina said...

Tú también eres adicta a Caliente! quién lo podía haber imaginado... Agripina (mi mamá) también lo es, y solamente las enfermedades que la postran en cama le impiden irse a enajenar con las maquinistas.
Cada quien sus gustos, me dice, yo no te prohibo que te tomes una botella de vino tinto en la comida!

marisol said...

Hola, Pegggy. espero que me cuentes sobre esta actividad tuya mañana. A ver si nos autoanalizamos
Abrazos