Sunday, December 25, 2005

Escribir es perderse en el mar y descubrir una historia no contada. Es tener la tentación de compartirla con los demas y reconocerse en el momento de mostrársela a personas nunca vistas o que existen en el alma. Nadie sabe por qué la corriente nos llevó a determinada isla y no a aquella a la que soñabamos llegar. El asombro es que otras personas estaban buscando aquella isla y la encontraron en algun libro. una le cuenta a la otra: una cadena misteriosa se expande. Y aquello que el escritor juzgaba ser un trabajo solitario se transforma en un puente, en un barco, en un medio por el que las almas transitan y se comunican. A partir de ese instante ya no se es un hombre perdido en medio de la tempestad, hay encuentro lecto- escritor. En algunos raros momentos, puede mirarse a algunas personas a los ojos y comprender que el alma ya no esta sola.
(anónimo)